PRESENTACION DE JUAN ANTONIO SAAVEDRA QUESADA

 

Durante muchos años de mi vida aprendí a buscar una independencia falsa que me hacía cada vez más dependiente: aprendí a hacer las cosas buscando aprobación de los otros y aprendí a tener cosas buscando que me dieran seguridad ante los riesgos de la vida.

Esa búsqueda de falso triunfo, basada en una educación reproductora que prioriza el poder sobre el amor, la razón lógica sobre las emociones y el éxito individual sobre el colectivo, me hizo entrar en una depresión durante 4 años. Aprovecho para expresar mi más profundo afecto y agradecimiento al psicólogo Bonifacio Cabrera, que fue el profesional que me ayudó a salir de esa situación tan dolorosa; su extraordinaria calidad humana y su capacidad de escucha me permitieron empezar a descubrir el Ser Humano único que soy.

La oportunidad de esa crisis, creada por dejarme llevar de lo que mi mente había aprendido y de las influencias externas, me llevó a experienciar la autoestima como amor incondicional hacia mi Ser, sin buscar aprobaciones externas. También descubrí que el poder de hacer cosas y el poder de tener cosas eran sólo medios a través de los cuales podía realizarme como Ser Humano y que podía disfrutar de relaciones donde cada uno puede satisfacer sus propias necesidades, sin caer en egoísmos avariciosos ni altruismos ingenuos.

Este descubrimiento me ha llevado a encontrar en la educación transformadora de la Ecología Humana la mejor tecnología para poner mis emociones, conocimientos, habilidades y recursos al servicio de mi realización personal y profesional.

Desde que conocí en un Congreso Internacional de Análisis Transaccional, celebrado en Puerto Rico en Julio de 1996, al Dr. Juan José Tapia, que había fundado la Escuela a nivel internacional en 1986, decidí fundar la Escuela en España para facilitar la formación y entrenamiento a todas las personas que lo deseen.

Entender la educación como crear espacios para que cada uno pueda ser lo que es como ser humano me permite disfrutar, con toda mi pasión y entusiasmo, de un trabajo orientado a recuperar ese poder único y original con el que nace cada ser humano, que está más allá de lo que llamamos personalidad, para desarrollarlo al máximo de su potencial.

 

SOBRE MI NOMBRE

 

Desde 1996 me apasioné por la Escuela de Ecología Humana. En ella encontré una tecnología educativa para cumplir la misión que daba sentido a mi vida:

Jugar  y

Aprender a

Ser lo que

Quiero,

y que estaba ya en-cubierta, como todo lo que está por des-cubrir, en el acróstico de las iniciales de mi nombre.

¿Quieres compartir esta aventura de ayudarnos, compartiendo herramientas que nos ayuden a Jugar y Aprender disfrutando de la pasión y alegría de estar en el presente, sin engaños o manipulaciones que apoyen situaciones injustas y violentas?

¿Quieres compartir esta aventura de ayudarnos, compartiendo herramientas que nos ayuden a cada uno a Ser lo que Queremos, sin depender de falsas aprobaciones o seguridades?

Estás invitado/a a compartir los entrenamientos de la Escuela, para participar en este movimiento necesario hacia un mundo más humano, donde disfrutar tanto del Territorio material que nos rodea como del Espacio común infinito que podemos crear entre todos para poder dar respuestas conscientes a las inquietudes de amor, libertad y creatividad que descubrimos en nuestro interior.

Somos muchos los que estamos cansados  de malos rollos y violencias sutiles o descaradas. Somos muchos los que queremos mejores “rollos” y “desarrollos” donde cada uno aporte su talento y sus habilidades para mejorar la convivencia respetuosa y ecológica en este planeta.

 

MI ESTILO COMO PROFESIONAL

 

Sabemos que hay diferencias entre las personas y los profesionales.

Reconocer y aceptar diferencias es lo que nos permite comunicarnos, sin manipularnos con medias verdades o apariencias.

De entrada, desde la primera entrevista o contacto con las personas para las que trabajo, con el objetivo de que nuestra relación no sea una relación de dependencia, me gusta pedirles que no me hagan caso, para que así puedan hacerse caso a ellas mismas. Ser psicólogo no es tener una varita mágica para solucionar los problemas de otros, sino crear un contexto de comunicación estratégica y respetuosa, que me permite realizarme como ser humano, aprovechando mis conocimientos sobre la psique humana y mi entrenamiento continuado, para ayudar a otras personas a que descubran como realizarse mejor como seres humanos, utilizando su propio cuerpo y su propia mente.

Desde ese contrato inicial a favor de la autonomía de cada uno, las personas empiezan a comprobar que pueden confrontar y aceptar que tienen los problemas que tienen y que pueden dejar de huir, engañándose con soluciones que son falsas o escondiendo la cabeza como el avestruz y esperar que el tiempo lo solucione todo. No se trata de entender el problema que tengo para decidir la mejor solución, sino de sentir el problema real para percibirlo de una forma diferente y dejar que sucedan las mejores decisiones o soluciones.

Empiezan a experienciar que pueden estar en el presente, que es lo que les  ayuda a descubrir y aplicar las mejores soluciones posibles. Si alguien se siente escuchado, en una relación de ser humano a ser humano, sin calificaciones o descalificaciones, sin juicios ni prejuicios, sin interferencias de los aprendizajes de la mente, comienza a descubrir la diferencia entre estar “de-mente”, en una mente que le angustia con el pasado o le pone ansioso con el futuro, y estar en la realidad presente que es donde único podemos vivir, disfrutando de solucionar cualquier problema. No se trata de diagnosticar para luego decidir el tratamiento, sino de primero estar en el único lugar que podemos estar, que es el presente, y descubrir que ese cambio básico nos permite ver nuevas soluciones que nunca veíamos por querer entender los problemas sin aceptarlos.

Además empiezan a descubrir que la educación recibida suele ser educastración porque nos ha enseñado a priorizar la adaptación a los demás, buscando su aprobación en lo que hacemos, pensamos o sentimos, más que la libertad de hacer, pensar o sentir lo que queremos en cada momento. No se trata de analizar la influencia del guión de vida de cada uno y conocer el porqué de los problemas que tenemos, sino de reconocer cómo vivimos en el presente para cambiar nuestras percepciones del pasado y encontrar nuevas formas de actuar más satisfactorias.

Me siento satisfecho y orgulloso de poder vivir haciendo sólo lo que quiero hacer y no haciendo lo que no quiero hacer. Cada vez somos más las personas que compartimos la experiencia de ser libres y no esclavos dependientes de amos reales o inventados. Somos muchas las personas que compartimos la experiencia de que no somos problemas, sino que todos los seres humanos tenemos problemas y por eso podemos también tener soluciones. Me siento muy feliz cuando, en algunos momentos, compruebo y comparto con algunas personas, que se sienten libres del guión de vida aprendido en la infancia, que han dado un salto vital al pasar desde una situación de esclavitud y dependencia de una mente que los dominaba a una situación de plenitud y libertad donde se sienten seres humanos, capaces de controlar su cuerpo y su mente para vivir cada día mejor.

Y ese es el sentido de mi trabajo: crear espacios de comunicación con otras personas donde cada una pueda ser el ser humano que es, compartiendo significados o experiencias comunes y satisfaciendo las necesidades propias en el presente de una forma equilibrada.

 

Un abrazo

Juan Antonio Saavedra Quesada

Puedes contactar con nosotros en

Móvil: 628780099.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios
List with onlain bookmakersGBETTING