UNA NUEVA VISIÓN DEL ESTUDIO Y LA EDUCACIÓN

Desde muy pequeños aprendemos a tener una visión del estudio y la educación, que está muy influida por nuestra familia y profesores. Comprobar en lo cotidiano las paradojas y resultados antihumanos de la educación actual invita a todos a actualizar esos aprendizajes para no seguir repitiendo lo mismo. A más información, menos conocimientos aplicables para mejorar nuestra calidad de vida. A más recursos didácticos y nuevas tecnologías, más fracasos educativos, que se reflejan en el aumento de la violencia y los problemas de salud y convivencia. A más conocimientos científicos, más analfabetismo emocional. A más morales o ideologías, menos ética y respeto a los deberes y derechos humanos. A más recursos económicos, menos salarios para los educadores y más beneficios para minorías privilegiadas. A más recursos científicos y tecnológicos, más riesgos de destrucción de la vida en el planeta.

Una de las cosas aprendidas fue el teorema de Pitágoras: el cuadrado de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual al cuadrado de sus otros dos lados o catetos. Y como con otras muchas teorías, a las que no le damos ni encontramos sentido, quizás no lo hemos aplicado a nuestra vida cotidiana. El lado base representa la vida, el agua que en cualquier recipiente donde caiga, ya sea un vaso o una bañera, tiende a quedarse en horizontal. El lado vertical representa el sentido de la vida que vivimos en cada momento, el aire o pensamiento que tiende a expandirse y nos permite estar siempre aprendiendo y creando nuevas soluciones a los problemas cotidianos. Desde la Ecología Humana proponemos una educación que equilibre e integre la dimensión horizontal de la vida, que fluye continuamente en el presente, y la dimensión vertical que le da en cada momento el sentido y la dirección creadora de nuevas perspectivas para convivir mejor.

Otro aprendizaje importante en la historia fue el “pienso, luego existo” del racionalismo cartesiano. Favoreció el desarrollo de una ciencia más rigurosa y nos ayudó a librarnos de muchos prejuicios y oscurantismos medievales. Su influencia sigue siendo tan importante en nuestra cultura dominante que, a través de su dualismo mente y cuerpo, el paradigma científico y educativo actual nos encierra a veces en un materialismo miope que nos impide seguir aprendiendo y expandiendo la dimensión vertical que le da sentido humano a nuestra vida. Priorizar sólo el cuerpo o la mente, lo material o lo trascendente nos lleva a estancarnos en círculos viciosos y en desviaciones de una educación a favor del ser humano.

Cada vez somos más los que estamos cansados de quejarnos y repetir las mismas cosas sobre el estudio y la educación, resignándonos o sintiéndonos incapaces de ver y aplicar posibles cambios o mejoras. Desde la Ecología Humana nos entrenamos en descubrir y compartir una nueva visión de la educación. Al considerar que el fin principal de la educación es actualizar y desarrollar el Ser Humano que somos, consideramos que el estudiar, enseñar, aprender, trabajar y cualquier actividad cotidiana son sólo medios a través de los cuales nos realizamos. El Hacer es una fuente de satisfacción cuando está al servicio del Ser, pero es una fuente de mente-catez y educastración cuando está al servicio de la mente dependiente, que busca la aprobación externa y la acumulación de información sin desaprender lo obsoleto ni actualizar lo aprendido.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios
List with onlain bookmakersGBETTING